Llamado: Entendiendo la razón por la que soy maestra de escuela bíblica

 

Voy a explicarte lo que es el llamado. Cuando comenzamos la vida cristiana conocemos el amor sobrenatural de Dios. Sentimos un enamoramiento por Jesús que es comparable con estar enamorados de nuestro esposo.

Buscamos servir a nuestro Señor en agradecimiento por la misericordia que nos muestra. Es en esa instancia cuando queremos encontrar nuestro lugar dentro de la iglesia misma. Y tratamos de servir en lo que se nos presenta, sin importar lo que eso sea. Pero llega un momento en nuestra vida cristiana en el que Dios nos marca un lugar en donde debemos servirle.

Algunos tienen llamado a ser evangelistas, otros a ser diáconos, otros maestros, o pastores lo importante es que tarde o temprano sentimos ese llamado, o quizás nuestro líder nos indique el lugar que Dios tiene para nosotros dentro del cuerpo de la iglesia. Voy a centrarme en el llamado a las maestras de escuela bíblica para niños.

No es un lugar fácil, muchos creen que tratar con niños es sencillo, pero te aseguro que no lo es. Cada niño es un mundo aparte, cada quien tiene una familia o un pasado distinto y es tu deber como maestra interesarte en su persona. La tarea de una maestra o de un maestro si lo hubiera, es transformar la vida de cada niño.

Llamado se podría definir como vocación de servicio. Tu único sentir debe ser servir a tus alumnos. Preparar las clases y todo lo que hagas referido a la escuela bíblica, dominical u hora feliz con la mejor de las predisposiciones.

Es cierto que somos humanas y nos cansamos, pero mas allá del cansancio físico, nunca debemos poner nuestras cargas por encima de nuestro ministerio.

Entrega y pasión por tu ministerio

Tu entrega tiene que ser total. No podes poner excusas a la hora de asistir a tu deber. Todo lo que hagas lo tenés que hacer como si fuese para el Señor, tenés que dar lo mejor para que se note tu sacrificio en la evolución de los niños que tengas a tu cargo.

Es sacrificado, lo se. Pero vas a tener la tranquilidad de haber dado todo para ayudar a cada niño que llego a tus manos y paso por tu clase.

Siempre pensá dentro de 5 años donde estarán estos niños? y dentro de 10? Todo lo que puedas hacer ahora hacelo, porque no sabés de que mal lo estas salvando. Ademas un niño que asiste a la escuela bíblica, puede atraer a su familia a los pies de Cristo. Ningún sacrificio que hagas por la escuela bíblica va a ser en vano o va a caer en saco roto. Así que mi consejo es que todo lo que hagas lo hagas con amor y con pasión.

Portrait of diligent schoolkids and their teacher talking at lesson

Etiquetado , , , .

Deja una respuesta