Diezmo Y  Ofrenda para niños

A veces pensamos que enseñar sobre ofrenda y diezmo a los niños es algo innecesario porque muchos son pequeños.

Consideramos que sólo se trata de dinero. Y en realidad diezmo y ofrenda aplica a muchas áreas, no sólo a las referentes al dinero.

Desde que fuimos creados por nuestro Señor, nos ha dado todo lo que necesitamos. Sólo nos ha pedido que obedezcamos sus leyes y que lo amemos.

Como seres humanos, adultos y niños, disponemos de tiempo. Ese tiempo los adultos lo dedicamos a trabajar o a hacer actividades para suplir nuestras necesidades, y lo transformamos en dinero.

El dinero es nuestro tiempo y dedicamos el diez por ciento de nuestro “tiempo” o dinero a Dios. Pero como nuestro señor no necesita el dinero humano porque él es creador de todo, ese dinero es utilizado para sobrellevar los gastos de nuestra iglesia, pagar cuentas, impuestos etc.

Diezmo y Ofrenda

Existen 2 tipos de dinero que llegan como donativo a nuestra iglesia; uno es el diezmo: que representa el 10% de nuestros ingresos, y el otro son las ofrendas que no tienen una cantidad establecida.

Eso es en lo que respecta a los adultos, ahora bien con los niños sólo implementamos las ofrendas. Porque lógicamente los pequeños no disponen de ingresos suficientes como para diezmar. Por lo que a ellos sólo debemos enseñarles a ofrendar.

En mi caso, junto a mis compañeras le hemos enseñado a los niños a ofrendar. Por lo que luego de las alabanzas, levantamos las ofrendas y cada quien trae lo que puede y dispone en su corazón, sin obligación.

Podemos preparar una canasta, caja, alcancía decorada, o lo que nos agrade preparar para guardar ese dinero, y disponer de él cuando se necesiten recursos para la escuela bíblica.

Es necesario que desde pequeños los niños aprendan a darle a Dios el diezmo (parte económica) y parte de su tiempo (parte espiritual).

Que significa dar nuestro tiempo?

Significa dedicar tiempo para orar, ir a la Iglesia y predicar con el ejemplo.

Porque hago énfasis en dar nuestro tiempo? Porque lamentablemente a muchos les resulta más sencillo dar una cierta cantidad de dinero todos los meses, creyendo que han “cumplido con Dios”, y luego no dedicar tiempo ni para orar o congregarse. Es como si pagarán una cuota a Dios por sus “favores”, como si con eso fuera suficiente para nuestro señor. Y en realidad sólo se le está faltando el respeto, por querer «lavar culpas» diezmando, u ofrendando.

Pero lo que Dios demanda de nosotros no es precisamente nuestro dinero, como si quisiera que padezcamos  por su causa y seamos pobres. Lo que él desea, es que le demos parte de nuestro tiempo. Que en lugar de ver televisión, o salir a perder el tiempo, o enredarnos en chismes, pasemos algo de tiempo orando, o ayudando a quien lo necesite (si es que podemos hacerlo),o sirviendo en algún área de nuestra iglesia.

Dios no se vende. No necesita nuestros ingresos. Pero si necesita que pongamos nuestro interés en las cosas que para él son importantes. Que nuestra vida se transforme por conocerlo.

No es justo que después de todo lo que él hace por nosotros, no le dediquemos ni un poquito de tiempo de nuestro día, y que sólo le demos un sobre grande o pequeño con dinero, creyendo que somos buenos hijos cuando no es así. Debemos dejar esa mentalidad. Porque no nos sirve. No nos auto engañemos .

Por eso es tan importante que en la escuela bíblica los niños aprendan lo que es importante para Dios, que es bueno ofrendar y diezmar, y que debe además aprender a ocuparse de su vida espiritual y que eso se logra dedicándole tiempo a nuestro señor, orando, pidiendo, hablando con él y también agradeciendo.

Quizás muchos piensen que diezmo y ofrenda sólo se trata de dinero, pero no es así.

Caín y Abel (Génesis 4:1-17)

Si queremos entender lo que representa la ofrenda a Dios veamos la historia de Caín y Abel.

Dos tipos de personas un agricultor y un pastor.

Dos tipos de corazones. Un corazón agradecido y un corazón limitado.

Dos tipos de ofrenda, vegetales y animales.

Qué fue lo que Dios vio en la ofrenda de Abel que hizo que le agrade? Dedicación. Abel escogió lo mejor de su rebaño para presentarlo ante Dios.

Qué fue lo que ofrendo Caín? Lo que tenía a mano. Lo que le sobraba. Ni siquiera puso atención en presentar lo mejor de su cosecha.

Por eso Dios se agradó de la ofrenda de Abel y no de la de Caín. Y la falta de dedicación de Caín hizo que se enoje con su hermano. Jamás reconoció que la falla estuvo en él. Y no tuvo mejor idea que matar a su hermano para calmar su enojo. Cuando todo se habría evitado si desde un inicio le hubiera puesto dedicación a lo que presentó ante Dios.

Pero recibió castigo de parte de Dios, por su falta de esmero, y por derramar sangre inocente.

Si creemos que una mala ofrenda va a agradar a Dios tarde o temprano terminaremos como Caín. Malditos y errantes por el mundo. Por lo tanto enseñemos la importancia de las ofrendas y cómo debemos presentarlas.

Es muy importante enseñar verdad a nuestros niños porque Dios nos pedirá cuentas si no hacemos lo correcto.

Como dije anteriormente ser maestra bíblica es más bien digerir la palabra de Dios y enseñarla a los niños correctamente para que no se pierdan. 

Les dejo un recurso que les va a servir tanto con niños pequeños como con pre adolescentes. Espero que este artículo y el material,  les sirva y les sea de bendición.

CAÍN y ABEL

Etiquetado , , .

Deja una respuesta