Año 2018

El año 2018 fue un año difícil, para mi familia, a mediados de agosto le diagnosticaron a mi suegro cáncer de pulmón en fase terminal, y los últimos meses del año los ocupamos lo mejor que se pudo con la familia y las terapias de mi suegro. Todo este proceso fue muy desgastante física y emocionalmente. Empezamos el año 2019 sabiendo que le quedaban semanas de vida, finalmente su salud se deterioró los primeros días del mes de febrero y falleció.

Si a toda esta tragedia le sumamos que mientras luchábamos con la enfermedad de mi suegro en 2018, la congregación donde asistíamos no nos apoyo como necesitabamos; tome la dolorosa decisión de no asistir nunca más para enfocarme en mi familia. El tiempo pasó pero Dios sabe porque pasan las cosas.

Mi historia no terminó ahí, tal vez esa puerta se cerro, pero Dios por su parte nunca nos abandonó. Mientras nosotros luchábamos con una difícil enfermedad, apareció por obra del Señor y a través de personas con las que tratábamos pero que no sabíamos que tenían nuestra misma fe, un grupo de personas que comenzo a visitarnos y principalmente a visitar a mi suegro que se encontraba muy enfermo, y nos trajeron palabra de Dios semanalmente, pero también nos acompañaron hasta los últimos instantes de la vida de mi suegro, también estuvieron con nosotros tanto en el hospital como en el cementerio. Siguieron visitandonos después del entierro y cuando abrieron una congregación en la ciudad donde estoy viviendo, comenzamos a asistir con ellos.

Gozosamente puedo decirles que estamos asistiendo nuevamente a una pequeña congregación cristiana, muy amorosa, que nos traen palabra de Dios y estudios bíblicos, todas las semanas con estas personas obviamente. Ellos siempre están para nosotros, oran por nuestra vida y nos permiten servir a Dios en la congregación. Todo el dolor y la soledad que pasamos ha quedado a un lado y por fin las cosas están mejorando en nuestra vida espiritual.

Porque cerré la tienda online internacional

Ahora bien, que tiene que ver todo esto con el cierre de la tienda internacional, nada. pero creo que al haberme desaparecido de mi blog por tanto tiempo, amerita una explicación, del porqué abandoné todos mis proyectos, y fue la que explique anteriormente. Con respecto a la tienda, he tenido ventas y todo ha funcionado excelente, quien compró recibió lo que pago, pero en mi país hubo cambios. En realidad las cosas en argentina están mal desde hace tiempo, y la situación económica de mi país y también la de mi hogar no es la mas optima, sin embargo decidí abrir este blog y tener una tienda internacional para poder realizar material propio y poder venderlo en el exterior, material cristiano obviamente. pero esto ya no es posible.

Cada vez se hace mas difícil sobrevivir en mi país debido a la asfixiante carga de impuestos en todo que tenemos que pagar. Y ahora de broche de oro hay que sumar que hay un impuesto del 30% a las compras en dolares, (mi tienda esta en dolares por ser internacional, y al hacer cambio de moneda me cobran un plus) sumado al hecho de que si quiero cobrar ese dinero me resulta carísimo por todos esos impuestos y nunca veo el dinero por el que trabajo, asi que decidi cerrar la tienda internacional y quedarme con la tienda de argentina, ya que cada vez hay mas trabas para vender al exterior (eso que mis ventas son digitales), aún así hay alternativas y es por eso que deje un mail contacto@aprendiendodelmaestro.com para consultas.

No quiero tener que cobrar fortunas por mi material a gente de fuera de argentina, porque les puedo asegurar que de cualquier importe que yo le coloque a mi material, siempre hay entre un 2 a 5% y hasta mas, que se queda cualquier plataforma que yo use, desde paypal hasta mercadopago. Así que manejare otras alternativas a futuro.

Espero haber dado las explicaciones pertinentes a todo lo que ha acontecido últimamente y a pesar de las luchas y dificultades seguiré trabajando para realizar material y articulos para ayudar a todo el que lo necesite. Dios los bendiga pronto tendran noticias mias.

Etiquetado .

Deja una respuesta